Acuerdo SCBA - Provincia de Buenos Aires
   

Acuerdo Nº 1.990/81

Curaduría Oficial de Alienados

Funciones a cumplir de oficio o a requerimiento de los jueces penales

 

Modificatorio del Acuerdo Nº 1800

 
01-XII-1981

 

CAPITULO I

De los procesados declarados inimputables

            Artículo 1: Los señores Jueces en lo Penal deberán verificar por sí las condiciones de higiene, seguridad y tratamiento en que se cumple la medida que en virtud de lo establecido por el artículo 34 inc. 1º del Código Penal hayan dispuesto respecto a los procesados declarados inimputables.

            Artículo 2: En cumplimiento de lo estatuido en el artículo anterior dichos magistrados deberán visitar cuando las circunstancias lo requieran y por lo menos cada cuatro (4) meses, acompañados de un médico psiquiatra de la Dirección General de Asesoría Pericial o Asesorías Periciales Departamentales, a las personas allí mencionadas, en los establecimientos donde se encuentren interrogándolos a fin de verificar su condición.

            Artículo 3: Los Jueces en lo Penal a efectos de mantener la necesaria relación entre el interno, el médico y sus familiares, instruirán a éstos, para que en cumplimiento de las obligaciones emergentes del parentesco, los visiten con la debida frecuencia. A tal fin podrán encomendar a los asistentes sociales dependientes de las Asesorías Periciales departamentales, las gestiones necesarias para determinar la existencia de familiares y lograr la efectiva realización de las referidas visitas.

            Artículo 4: Los señores jueces en lo penal deberán notificar al Curador Oficial de Alienados, las resoluciones que establezcan sobreseimiento definitivo o absolución por causas de inimputabilidad, y todas aquellas que determinen la modificación de la medida de seguridad adoptada, a cuyo efecto le remitirán la respectiva causa.

            En los supuestos en que las autoridades de los citados establecimientos soliciten que se disponga la externación provisional de un internado o informen que ha desaparecido la peligrosidad que motivó la medida de seguridad, el juez en lo penal interviniente requerirá los asesoramientos que estime necesarios y dará intervención al Curador Oficial de Alienados el que estará legitimado para recurrir las resoluciones que se dicte. Como paso previo al egreso provisorio o definitivo, el magistrado explicará a los parientes el alcance de la medida y la necesidad de que el núcleo familiar preste apoyo al externado.

            Artículo 5: Los defensores de pobres y ausentes que hayan ejercido la defensa del declarado inimitable, como así el agente fiscal, que haya intervenido en el proceso, deberán coadyuvar al cumplimiento de la presente reglamentación a cuyo efecto tendrán las mismas obligaciones que los jueces y deberán instar y controlar el egreso de los internados. Denunciarán, asimismo, al juez competente y al Procurador General de la Suprema Corte de Justicia las irregularidades que adviertan en el cumplimiento de la referida medida de seguridad.

            Artículo 6: Cuando de las constancias de la causa e informes médicos se desprenda que el declarado inimitable es presumiblemente un demente en el concepto del artículo 141 del Código Civil, o se encuentre en condiciones de ser inhabilitado (artículo 152 bis del mismo), el Juez penal deberá extraer testimonio de tales piezas y remitirlas al Asesor de Incapaces en turno para que este funcionario inicie el respectivo proceso de insania o inhabilitación.

            Artículo 7: Los señores jueces en lo penal, defensores de pobres y ausentes y agentes fiscales, llevarán un libro donde asentarán las visitas y gestiones realizadas en cumplimiento de la presente reglamentación, las que asimismo se consignarán en la respectiva causa, que por tal razón no será archivada hasta el egreso definitivo del inimitable y será reservada en un casillero especial donde podrá ser consultada por los miembros del ministerio público.

CAPITULO II

De los internados, presuntos insanos y declarados dementes

            Artículo 8: Los jueces en lo civil y comercial, deberán cumplir puntualmente con la obligación de tomar contacto personal con el presunto incapaz, establecida por los artículos 624 y 627 del Código Procesal, visitándolo con la necesaria frecuencia, cuando aquél se encuentre internado por tal motivo o por las circunstancias contempladas por el artículo 482 del Código Civil.

            Artículo 9: Sin perjuicio del cumplimiento de la referida obligación, dichos magistrados deberán ejercitar efectivamente el deber de fiscalización que establece el artículo 630 del Código Procesal, por sí -con la conveniente periodicidad- o por intermedio de los funcionarios a que se refiere dicho dispositivo legal.

            Artículo 10: En cumplimiento de la obligación establecida por el citado artículo 630 del C.P.C., el defensor de pobres y ausentes que haya sido designado curador provisorio, y el asesor de incapaces deberán, dentro del quinto día de la designación o de su primera intervención en autos, visitar al presunto demente en el establecimiento donde se encuentre internado, tomando contacto con él e interrogándolo para interiorizarse de su condición.

            Artículo 11: El defensor de pobres y ausentes que en cumplimiento de lo dispuesto por el artículo 482 del Código Civil debe actuar como defensor especial para asegurar que la internación de dichas personas no se prolongue más allá de lo indispensable, deberá visitarlas dentro del quinto día de la comunicación respectiva y luego bimestralmente, dando cuenta al juez o tribunal competente de la situación en que se encuentran.

            Artículo 12: En los supuestos contemplados por dicho artículo 482 del C.C., cuando los médicos del establecimiento informen que el internado es un presunto demente o se encuentra comprendido en algunas de las situaciones que prevé el artículo 152 bis del mismo en sus dos primeros incisos, el juez conferirá intervención al asesor de incapaces, para que éste promueva, en las mismas actuaciones, las acciones correspondientes (artículos 144 y 152 bis del C.C. y 632 del C.P.C.).

            Artículo 13: Cuando los jueces hiciesen lugar a la externación de un enfermo, deberán -como medida previa a dictar la orden de extenuación y luego de solicitar el asesoramiento médico psiquiátrico- citar a los familiares del externado a fin de explicarles el alcance de la medida y la necesidad de apoyo que el mismo tiene de su núcleo familiar, para lo cual podrán requerir la colaboración del Curador Oficial de Alienados, funcionario al que notificarán la resolución que dicten y que está legitimado para recurrirla.

            Artículo 14: A fin de instrumentar lo dispuesto en los artículos anteriores, los referidos magistrados deberán consignar en forma circunstanciada el cumplimiento de tales obligaciones en las respectivas causas. Dichos procesos no se archivarán hasta la rehabilitación y egreso definitivo del causante y se reservarán en un casillero especial a disposición de los funcionarios a que se refiere el artículo 630 del Código Procesal, quienes controlarán su estado y peticionarán en consecuencia, debiendo agregarse a ellas todas las actuaciones e informes relacionados con la fiscalización del tratamiento del internado o insano.

            Artículo 15: Los jueces en lo civil, defensores de pobres y ausentes y asesores de incapaces, llevarán un libro en el que asentarán las visitas, gestiones y diligencias que realicen relacionadas con las obligaciones que impone la presente reglamentación.

            Artículo 16: Comunicarlo y publicarlo".